martes, 2 de diciembre de 2008

A quién quiera entender...

Autorretrato freudiano
Quizás es así como debería haberlo titulado, mejor que “Autorretrato-asecas”.
Je vous presente mi Yo, mi Ello, y mi Super-yo.
He de reconocer, que me tengo un poco decepcionada. Nos mandaron este trabajo en la clase de diseño, cuyo fin, podría decirse, era hacer un autorretrato (o retrato sin auto) objetual. Pero no de cualquier forma, no. Se buscaba que fuesen objetos con una transcendencia más bien conceptual, de características nuestras, o del retratado sin auto en cuestión.
Intentando alejarme de tópicos y tipicosidades, y dejando notar mi interés por el maestro del inconsciente, Sigmun Freud, decidí que en mi trabajo no sólo participaría yo, es decir, mi Yo, sino que dejaría un pequeño hueco, que no menos importante, a mis no sé si buenos o malos “angelitos”, que siempre me acompañan cuan loros de pirata, Pepitos Grillo, o monos Amelio*, apoyados cada uno en un hombro.
Por eso pido un fuerte aplauso, para mi Ello y mi Super-yo (seguro que se están poniendo rojos los muy vergonzudos... rara vez se atreven a salir).

¿Vais entendiendo lo que cuenta la imagen de arriba…?

No, por favor, que no haya confusiones. “ESO” naranja no es un corazón. No soy “una persona cariñosa que lo abraza todo” (já) ¡Es mi moño cojoooPIIIIIIII! Mi moño, que se abre, cuan pelo de aquellas muñecas de antaño, que escondía un regalo. Como un tesoro, como una cabeza de donde salen los tres elementos freudianos que he querido representar.
El Ello, como un cofre inaccesible, con su llave. Su llave, que abre la puerta de los sueños, de la infancia, de lo innato.
El Yo (yo), colorido, optimista, caotico, desordenado, maniático y pelirrojo de pacotilla.
El Super-yo, que se esconde pero no del todo, más con malicia que vergüenza, preparado para asaltar cuando sea necesario.
Así que no: ni corazón, ni cariñosa, ni secretos en cajas de pandora, ni gafas de promoción en aflelou (ocomomierdaseescriba)… ni nada de nada de nada de nada de nada.
No era mi intención ponerme así de teórica, filosofíca, y pedante. Pero es que ¡jooooooo….lín! O yo no me explico, o no m’entendeis…

*(sí, sé que habrá discrepancias sobre si es Amedio, o es Amelio, peeeeero… se ve claramente en qúe bando me encuentro)

3 comentarios:

manè galinha dijo...

es amedio...está probado. interesante descripicion martes, interesante...

A. Moreno dijo...

Menos mal que te conozco de sobra... porque cuando te pones taaaan tan filosofica.... XDDDD

Patata Fría dijo...

Me encanta del todo ! ! la foto es geniaL! creo q plasma muy bien tu forma de ser. Pero lo siento, porq no había pillado lo del moño XD jejej la verdad esq con esa forma y con ese color... parece un corazón! jejej.

Un saludo desde el Ello ^^