martes, 30 de diciembre de 2008

Vuelvo a la blogsfera, por Navidad

Como el turrón, vuelvo a estar aquí.

A mí, es que esto de la Navidad, me pone perezuda. No es ningún arrebato contra la sociedad, ni contra el sistema capitalista, ni contra el Corte Inglés (bueno, quizás esto último un poco sí). Me gusta que haya vacaciones. Me gusta levantarme tarde, me gusta acertar con los regalos, comer uvas, la Nochevieja, los própositos 2009 que esta vez, juro, cumpliré.

Pero es una cuestión mucho más simple que likes and dislikes, es sólo, pues eso... pereza.



No me gusta absulitísimamente nada el día de la lotería. Esto me viene de años atrás. Cuando era menos Marta, era el único día que no me gustaba de todas las vacaciones. ¡No ponían dibujos! Me preguntaba si realmente los niños vestidos con trajes de mayores pero más del estilo marineritocomunión, con idénticas voces farinélicas, querían estar allí, o preferían como yo, que no se parase el mundo por la lotería, que para eso ya estaba el Telecupón, mientras que los dibujos no tenían otro ratito para emitirse.

El caso es, que el Lunes 22 (no hubo dibujos) me pasó una cosa muy graciosa. Rectifico, una cosa que a mí me hizo gracia, que no es lo mismo. Volvía a casa, a eso de las 02:00, con una rasca de Nebraska que castañeaba los dientes, y vi algo que brillaba en el suelo. ¡DINERO! Hay gente que dice que no hay que coger el dinero del suelo, que da mala suerte. Hay gente que dice que hay que coger el dinero del suelo, que sino da mala suerte. Hay que ver lo que le gusta hablar a la gente. El caso es que yo, lo cogí. Me agaché, con los característicos ojirris de miope, intentando adivinar cuál era el tamaño de mi futura adquisición. ¡Ta-chán! Eran nada más y nada menos que 10 maravillosos, redondos, y dorados, céntimos de euro. Los cogí, y mientras me los guardaba gustosamente en el bolsillo, pensé "Mira Marta qué suerte, al final sí te ha tocado un décimo..." Y con media sonrisa, reanudé mi fresco camino, pensando donde guardar eternamente este décimo premiado, que no le había tocado a nadie más.




Felices fiestas y Feliz año nuevo a todos (más por educación, que por navidosidad)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

feliz año martita, me encanta tu blog, sobre todo la lista de cosas que hacer, sabes que te puedo ayudar con los numeros 5 y 6 , y alguno mas... un besoooo. Ah por cierto no te digo quien soy porque de momento soy tu unico "profesor" de guitarra, adivinaaa...

A. Moreno dijo...

yo tambien he sido profesor suyo...

Anónimo dijo...

q de profesores de guitarra tienes e marta...

maRtistica dijo...

Me estáis haciendo parecer una buscona de profesores de guitarra, que NO soy... eh, Alvaro? Quiero decir, Anónimo II (por cierto, FELICIDADES, publicamente, para que algún día, con esto y la canción, consigas perdonarme...)