domingo, 30 de agosto de 2009

LO QUE VOY A ECHAR DE MENOS (II)

Me quedan aún diez días aquí.
Diez días…

de fiestas, de cenas, de comidas, de últimos cafés, de mi cama y mi almohada, de achuchar a mi gamusinito (Cuqui), de discutir con Celia y después reírnos hasta que nos duelan los mofletes, de hablar con mi tata por teléfono para no decirnos nada, de la pesada de mamá, del preguntón de papá, de pintar (¡por fin!), de coger el teléfono a la abuela “Sole, hija. ¿Vanessa, eres tú? Dile a tu madre que se ponga, Celia”-“Abuela, soy Marta”-“¿Qué dices Miguel, que no te entiendo?”, de ver todos mis zapatos y ponerme siempre los mismos, de entender lo que echan en la tele (si es que dicen algo entendible…), de la tortilla de patatas de mamá Sole (cuando la haces poco cuajadita, todo hay que decirlo), de ver series para preadolescentes mientras desayuno, de los ruidos de la terraza de debajo de casa, de los vecinos que no sé si saludar o no, de encontrarme a Gloria y hablar con ella como si nos conociésemos de toda la vida cuando paseo a mi “cabeza de bolita” (ejem), de encontrar manchas de óleo azul por toda la casa y que nadie sepa de dónde han salido, de no coger el teléfono cuando estoy sola en casa porque ODIO COGER EL TELÉFONO, de ese humor que sólo papá y yo entendemos, de pasiflora- pastillas de aceite de onagra-té bancha de mamaíta, y de sus proverbios chinos y consejos de feng shui (“¿Tiene solución? Es un problema ¿No tiene solución? No es un problema”), de que me digas que te abandono y cuaaaaaánto me vas a echar de menos (Tontussa, te voy a llamar…), y de las bromitas del “novio ese pesao” que te has echado, de jugar al Sing Star y perder siempre por poco, de mi +34-61595666* (piiiiii), de bajar la cabeza al volver de fiesta un juernes porque yo me acuesto y los vecinos se van a trabajar, del mítico mensaje que me cuesta escribir mil horas “Dormimos todas en casa de Leyre, no me esperéis para comer… Un besito”, de mi té de canela que sólo encuentro en Mercadona


de despedidas.



La familia, es la familia.

3 comentarios:

Ajandro dijo...

si publicas un libro avísame que me lo compro!!

R. Tourón dijo...

a parte de que me encanta lo que escribes, acabas de poner nombre a esos días que empiezan siendo jueves y terminan un viernes...maravilloso...XD

Mauers dijo...

Publicado a las 9:27? Se ve que la inspiración no espera...

P.D.: No me gusta que huyáis al extranjero justo cuando empezábamos a re-conocernos... dejáis a un apañero algo más triste.